domingo, 10 de diciembre de 2017

LA LLEGENDA DE LA CAMPANA DE SANT GERVASI I LA VILA ENFONSADA SOTA EL MAR

Vilanova i la Geltrú, a la comarca del Garraf, és una ciutat -i municipi- rica en llegendes, moltes d’elles relatives al món mariner. Ja han passat molts anys des de que els pescadors deixaven reposar les seves barques a la sorra de la platja i estenien les seves barques a la zona on avui en dia trobem el Passeig de Ribes Roges i el Passeig Marítim, però tot i així no ha deixat mai de ser una vila de forta tradició marinera, com són testimoni la seva llotja i el seu port. Vaig viure molts anys a Vilanova i la Geltrú, bona part de la meva infància i tota la meva adolescència, i durant aquells anys vaig escoltar moltes d’aquestes històries i llegendes. Avui m’agradaria compartir amb vosaltres algunes d’aquestes llegendes marineres, concretament les que fan referència a la campana de Sant Gervasi, una Mare de Déu submarina i una mítica ciutat enfonsada sota el mar.

La campana de Sant Gervasi, enfonsada sota el mar.

LA CAMPANA DE SANT GERVASI

Del Costumari català, segons Joan Amades: “ Els vells pescadors de Vilanova i la Geltrú deien que davant de les roques de Sant Gervasi immediates a la població hi havia una grossa campana enfonsada que mai ningú no havia vist, però que més d’un d’ells l’havia sentida tocar al bell punt de caure les dotze del migdia d’avui (29 de juny, Sant Pere), que era l’únic moment de l’any que tocava.”

Sobre la punta de Sant Gervasi.

Aquesta llegenda fàcilment pot anar lligada amb la de la suposada existència d’una imatge de la Mare de Déu de les Neus al fons del mar, i al d’una mítica ciutat enfonsada sota les mateixes aigües, de les quals les ruïnes del  poblat ibèric de Darró -dins del terme de Vilanova, ben bé a tocar de mar-, serien només les petites romanalles d’aquesta vila submergida sota el mar.

Direcció cap a la punta de Sant Gervasi.

UNA VERGE SOTA EL MAR

En els anys de la meva infantesa a Vilanova i la Geltrú, quan anava a estudiar al Col·legi Samà, havia sentit parlar en nombroses ocasions de l’existència d’una estàtua o escultura d’una Verge situada en mig d’un gran prat submarí que es trobava davant de la platja de Vilanova i la Geltrú, molts metres cap a l’interior del mar. Algunes persones asseguraven, a més a més, que en aquest prat submarí hi havien les restes d’una ciutat enfonsada, en mig de la qual hi havia un campanar, i que la Mare de Déu descansava just al cim d’aquest. I encara hi havia qui assegurava que, algunes nits, en aquella zona s’hi podien veure llums al fons del mar, entreveient així les restes fantasmagòriques de la vila enfonsada -campanar inclòs- i es podia escoltar el repicar d’una campana. És possible que aquesta campana fes referència a la ja esmentada llegenda del la campana de Sant Gervasi.

La mar Mediterrània, davant les platges de Vilanova i la Geltrú.

Si bé la major part de vegades que m’havien parlat de l’existència d’aquesta misteriosa escultura submarina, ho feien com si aquesta es trobés allà, en el fons del mar, des de temps immemorials, alguns m’havien assegurat que aquesta Verge  l’havien posada allà els mateixos pescadors de Vilanova i la Geltrú, per tal de que els protegís de tot mal i garantís la pesca de la qual vivien, tractant-se per tant de la Mare de Déu de les Neus, patrona de Vilanova i la Geltrú.

Al fons, a la dreta, les puntes de Sant Gervasi i de Santa Llúcia.

LA MÍTICA CIUTAT SUBMARINA DE DARRÓ

A la vora de la platja de Sant Gervasi, just al final del Passeig de Ribes Roges, hi ha les ruïnes de l’antic poblat ibèric pre-romà de Darró. Aquest poblat va romandre enterrat sota les sorres de la platja que s’havien anat dipositat durant molt de temps, al llarg dels anys, fins que s’hi van realitzar les primeres prospeccions arqueològiques l’any 1955, i més tard, entre els anys 1986 i 2005, aquestes es van consolidar i adequar per ser visitades.

Les ruïnes de Darró.

Però més enllà de la realitat de l’existència d’aquest poblat, moltes vegades he sentit dir que aquestes ruïnes no serien només que la punta visible d’una enorme ciutat que s’estén molt més enllà del que veiem avui dia, cap a l’interior del mar. I encara hi ha qui avui en dia assegura que Darró no seria només l’extrem de la mencionada ciutat, i que la major part de la mateixa descansa avui en dia sota les aigües, en una terra que molts anys enrere es trobava per sobre del nivell del mar, just davant de la zona on avui en dia es troben la platja i el turó de Sant Gervasi. I encara hi ha qui lliga l’existència d’aquesta mítica ciutat amb les anteriors llegendes que ja he mencionat, que fan referència a la campana de Sant Gervasi, a l’existència d’una Mare de Déu submarina, i les restes d’una ciutat fantasmal que encara algunes nits pot ser observada sota les aigües.

Sota aquestes aigües, una ciutat submergida.

Podeu trobar més llegendes catalanes clicant aquí.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

CHISTES Y MEMES DE INTERNET QUE ME HICIERON REÍR MÁS DE UNA VEZ

"La función química del humor es ésta:
cambiar el carácter de nuestros pensamientos."
Lin Yutang (1895-1976), escritor chino.

De cuando en cuando, mientras deambulo perdido y náufrago por esos mares absurdos que son las páginas de internet, me tropiezo con algún chiste o meme que me hace sonreír o reírme a carcajada limpia. Es frecuente que eso suceda. Sin embargo, una vez visto y leído, sólo suelo hacerlo una vez. Aún así, hay unos pocos que tienen la capacidad de hacerme reír -aunque ya sólo sea por dentro, en mi alma- cada vez que los miro. Ya sea porque considero que ese chiste o meme es real como la vida misma -aunque exagere un poquito-, por lo crítico hacia nuestro modo de vivir o nuestra sociedad, por lo surrealista, lo escatológico o porque aborde temas cercanos a mí modo de vivir, pensar o sentir. Cuando me tropiezo con algunos de estos chistes, éstos van a parar a mi ordenador, simplemente por el hecho de que me han hecho tanta gracia que necesito verlos de cuando en cuando, o bien me los guardo para mostrárselos a mi pareja o a quién tenga la desgracia de caer cerca de mí… En todo caso, ¿para qué guardarlos en mi ordenador, si desde aquí puedo mostrárselos al resto del mundo?

































domingo, 3 de diciembre de 2017

CUATRO AÑOS JUNTO A TI...

... y espero que sean muchos más.


Hoy hace cuatro años desde que te conocí en persona. Según me cuentas, antes ya habíamos coincidido en una ocasión, pero yo no la recuerdo, y, en aquel momento, tampoco sabíamos que en un futuro, casi tres años después, nuestros caminos iban a cruzarse de nuevo para formar algo juntos. Lo reconozco, en aquella primera ocasión, tú estabas allí con aquella vieja amiga a la que me pasé a saludar, pero yo no me fijé en ti. Iba a mi bola, ¡como siempre!

La historia podía haberse acabado aquí. Punto y final.

El tiempo pasó…


Pocos días después de aquel fugaz encuentro contigo, empecé una nueva relación que no terminó de cuajar bien, y tras la ruptura, me sumí en un largo año de soledad y reflexión, que se inició con pena y tristeza pero empezó a evolucionar en un gran cambio en mi vida. Descubrí que soltero y libre, lo empezaba a llevar bien y era mucho más feliz. No fue el mejor de mis años, pero fue uno de los años en que más aprendí, y empecé a manejar bien el timón de mi vida.

Aprendí a disfrutar de mi soledad haciendo cosas que verdaderamente me hacían sentir feliz y me realizaban, y a retomar cosas que tenía olvidadas o aparcadas. Aprendí que si bien no tenía claro que era lo que quería en mi vida, si tenía muy claro que era lo que no quería. Aprendí a retomar viejas amistades y a conocer a gente nueva según nuestras afinidades. Aprendí que mucho mejor que mirar al pasado u obsesionarse con el futuro, lo mejor es vivir el presente, el día a día. Aprendí a dar un nuevo valor a las cosas según si me servían para ser más feliz, o a desembrazarme de ellas si, por el contrario, no servían para nada más que para convertirse en un lastre. Y aprendí muchas cosas más que ahora mismo no recuerdo o que se me habrán borrado de la memoria. El caso es que, en pocos meses aprendí lo que de otro modo quizás me hubiese llevado toda una vida. Fue una época de evolución y cambio brutal, que me ayudó a mejorar muchos aspectos de mi vida. Me sentía libre y feliz de un modo en que no me había sentido durante muchos años.


Aunque reconozco que eventualmente sí que podía pensar en si algún día volvería a encontrar alguien con quien compartir mi vida, esa fue una prioridad que dejó de importarme. Me di cuenta que realmente necesitaba conocer a gente nueva para ampliar horizontes y compartir parte de esos momentos que me hacían sentir feliz, pero no necesitaba a una pareja, sino simplemente conocer a gente nueva afín a mis gustos, mis pasiones, a lo que realmente me hace sentir vivo: las ferias medievales y steampunk, las exploraciones urbanas, los largos paseos por el campo o los bosques, el reencuentro con viejos amigos, la familia, el humor absurdo, el descanso en el hogar, el respeto a la intimidad… Aprendí mucho, y todo eso, y mucho más, me ayudó a crearme una nueva vida en la que, aún estando solo, me sentía feliz de un modo en que no me había sentido en muchos años.

Y un día, por casualidad, nos conocimos a través del mundo virtual, yo aceptando tu solicitud de amistad, pero preguntándote los motivos de que me hicieras esa solicitud si no nos conocíamos ni veía claro que compartiésemos nada en común. Pero hablamos, y acabamos descubriendo que teníamos muchas más cosas en común de las que yo hubiese sospechado al principio. Tu gusto por lo pequeño y los pequeños detalles, tu sensibilidad en las fotografías, el amor por la naturaleza, por lo medieval, la artesanía y lo creativo… ¡Tener una amiga en común en el mundo real que te hablase bien de mí también ayudó, claro! ¡Jajajajaja!


Y dimos ese primer paso de conocernos un día en persona, y pese a mis nervios y miedos, la cosa fue bien y avanzó… No explicaré aquí mucho más, porque como sabes, ya he hablado de ello en muchas otras ocasiones. Hoy no quiero repasar aquellos días, sino más bien reflexionar en lo que has supuesto tú en mi vida y como has cambiado mi mundo.

Tengo claro que desde que te conocí, contigo he sido feliz cada día de mi vida, incluso en esos malos momentos que hemos atravesado en alguna otra ocasión, en las que tu simple mirada, un abrazo tuyo o una caricia han aliviado mi dolor al igual que yo he intentado aliviar el tuyo. He sido feliz por todo lo que me has dado, pero también por lo que no me has quitado, porque me has dejado conservar mi verdadero yo aceptando mis virtudes y mis defectos. Jamás has intentado modificar mi manera de ser, y eso no es algo fácil de encontrar en otra persona, y mucho menos cuando se convive juntos.


Me has dado mi espacio individual, y eso ha hecho que los momentos que hemos compartidos juntos sean mejores, más intensos, más genuinos. No es sólo un nosotros, sino también un tú y un yo. Un respeto a la persona que somos cada uno de nosotros como individuos.

Otra cosa que sabes que valoro mucho o me maravilla de ti es tu sentido del humor, a la hora de darlo o recibirlo, que pasa desde el humor inteligente o la fina ironía hasta llegar a lo más surrealista o escatológico. Porque, ¿qué sería la vida sin risas? Un lugar bello, pero más gris.


Cuatro años, y creo que aún después de tanto tiempo no hay ni un día que no me sorprendas con algún pequeño detalle. Quizás me sorprendo porque después de tanto tiempo aún estás aquí, junto a mí. Pero es mucho más que eso, es nuestra capacidad de vivir el presente y de podernos sorprender mutuamente improvisando cada día, con los banquetes que hacemos en casa, con esas salidas inesperadas al aire libre, buscando fotografiar pájaros o pequeños detalles de la naturaleza, cazando leyendas o árboles monumentales, descubriendo la belleza de pequeños pueblos que aún guardan calles que parecen olvidadas o suspendidas en el tiempo, los cuentos inventados que nos contamos en ocasiones por la noche antes de dormir, las miradas, lo sublime, lo obsceno, el arte o lo mundano… Y así, cada día, vamos construyendo un mundo nuevo, e, incluso en la monotonía, contigo cada día es diferente.

Es muy sencillo… simplemente te amo por ser como eres. Ni más ni menos. Y hoy ya son cuatro años junto a ti. T’estimo!



sábado, 2 de diciembre de 2017

LA CONTEMPLACIÓN DE LAS HOJAS EN OTOÑO (MOMIJIGARI)

Texto y fotografías de: Joan Ramon Santasusana Gallardo.

Querido otoño de contemplación...


La contemplación de la naturaleza es, en cierto modo, un acto espiritual. Cada estación del año y cada lugar donde transcurre cada una de estas estaciones nos transmiten unos sentimientos variados y distintos.


De todas las estaciones, siempre he dicho que el otoño, en cuanto a contemplación se refiere, es mi momento preferido, aunque, para ser sinceros, disfruto con cada estación por distintos motivos: me maravilla la explosión de vida de la primavera, la actividad de los seres vivos en verano, con la calma de sus mediodías y sus largos días de sol, y me atrae la fría paz del invierno que invita a acurrucarse en el hogar buscando el calor del abrigo, el cobijo de una manta o la lumbre del hogar mientras uno contempla el paisaje gris a través del cristal de una ventana.


Sin embargo, como digo, el otoño siempre ha sido mi estación preferida, porque tiene ese algo especial, donde se combina un aire de vida y decadencia que me fascinan… Es el momento en que el color de las hojas de los árboles de hoja caduca cambian, en que el ambiente se empieza a tornar más frío y las noches se alargan, en que la lluvia marca su pauta, y el mismo repiquetear de los tacones de los zapatos en una acera húmeda parece hacer un sonido distinto al que emitía en primavera o verano, cercano pero más lejano, más frío. Es la estación que invita a la soledad, a los largos paseos en el bosque, a los recuerdos y la nostalgia, y a oler el aroma de los frutos secos, las setas y las castañas asadas, o a cocinar boniatos, arroz con leche o pan de cebolla.


Pasear por los bosques de hoja caduca durante este momento del año tiene algo mágico, especialmente si se hace al amanecer o atardecer, entre niebla, rocío y frío. Observar los pájaros entre las ramas, buscando bayas o insectos, el rumor del correteo de un conejo o un ratón entre las hojas. El verde, el rojo, el marrón y el amarillo se combinan en majestuosas tonalidades de color, en el que las hojas de los árboles, el musgo y el liquen combinan prodigiosamente con los frutos y bayas coloridas del bosque.


Los japoneses tienen una bella palabra para este describir este tipo de contemplación de las hojas y árboles otoñales: momijigari. Una palabra hace referencia a la costumbre o tradición japonesa de ir a contemplar las hojas de los árboles en otoño, refiriéndose especialmente a las del arce japonés, que toma bellas tonalidades rojizas y muchas otras tonalidades, y que va ligado al gran amor por la naturaleza y contemplación de la filosofía zen.


No sé vosotros, pero yo, en otoño -aunque también me sucede el resto del año a otros niveles- necesito disfrutar de esa contemplación de lo vivo, del cambio del mundo, de los ruidos y rumores del bosque, y el lento goteo de las gotas del agua cayendo a través de las hojas perennes o caducas de los altos árboles o el musgo.


¿Qué más puedo decir? ¡Amo el otoño! Y amo guardar el recuerdo de sus colores en fotografías o directamente en mi memoria, esperando poder contemplar ese mismo espectáculo el próximo ciclo del año. Hasta entonces, continuaré viviendo en lo que pueda y la salud lo permita, cada momento de mi vida.