jueves, 29 de marzo de 2012

HUERTOS URBANOS: MI HUERTO BALCONERO.


Un año más, el inicio a la primavera ha hecho que me ponga manos a la obra con mi pequeño huerto balconero, que es como llamo cariñosamente a mi pequeño huerto urbano, disponiéndolo alegremente en varias macetas a lo largo de mis balcones. Llevo haciendo esto desde hace ya unos años, y este año, he decidido innovar un poco su distribución y decoración mediante la inclusión de un palé de madera que he dispuesto verticalmente, y la inclusión de un mini-estanque en una de las macetas. A todo esto he añadido, además de las habituales plantas, piedras y troncos a modo de decoración.


De momento, he decidido empezar a cultivar algunas plantas de consumo alimentario, con tres variedades distintas de lechuga, cebollas, guisantes y fresas, que iré sustituyendo por otras variedades de plantas comestibles a medida que vayan pasando los meses, ya sean tomates, pimientos, patatas u otras especies vegetales con las que aún no he probado suerte, o bien renovando lo que vaya cosechando, como es el caso de las lechugas, para tener un suministro constante de verduras. Por otro lado, a este conjunto de plantas comestibles tengo que añadir las diversas plantas aromáticas de las que hago uso a menudo, básicamente para temas culinarios, como es el caso del romero, tomillo, albahaca, menta y perejil, a los que este año he añadido el cebollino, un pariente de la cebolla considerado como hierba aromática, apto para condimentar diversos tipos de comida con sus hojas finamente picadas.


Aparte de todas estas especies vegetales que he mencionado, a este pequeño repertorio tengo que añadir tres aloes vera de múltiples usos, tanto culinarios como medicinales, ya que son aptos contra las quemaduras, así como en el uso de acuarios, ya que sirve como alimento para peces, a la vez que como un potente elemento cicatrizante y fungicida; un pequeño melocotonero que, debido a su juventud, no espero que aún dé fruto alguno, y un aromático jazmín bastante desarrollado, que con su olor me alegra las noches de verano, y cuyas flores son también comestibles.


Mención aparte, luego están las plantas que aparecen espontáneamente. En mi caso, por poner un ejemplo, este año me he encontrado con una variedad de trébol y dientes de león. Ambas plantas son comestibles, aunque con el trébol hay que vigilar, pudiendo ser usadas en ensaladas.


Más allá de todo esto, otra pequeña alegría que me reporta mi huerto urbano es la presencia de esos diminutos animales que convierten esta pequeña mancha de verdor de mi balcón en un pequeño ecosistema, ya sean como habitantes fijos, ocasionales o accidentales. Así, una enorme variedad de pequeños artrópodos -mayoritariamente insectos, arácnidos y miriápodos- y otros invertebrados recorren la tierra sobre la que se asientan las plantas que siembro, las plantas mismas, o las paredes que hay alrededor, caminando o sobrevolando por ellas. Todo este pequeño universo, a su vez, atrae a pequeños vertebrados que visitan el balcón, ya sea en busca de insectos u otros pequeños animales, semillas, hojas frescas, agua o, simplemente, un lugar donde reposar o encontrar refugio bajo la sombra de las hojas de las plantas. Así, las salamanquesas, que ya son unos habitantes fijos de mi terraza desde hace unos años, recorren las paredes tanto de día como de noche, y otros visitantes ocasionales alegran mi corazón con su aparición, como es el caso de alguna lagartija vagabunda, algunas especies de aves o los pequeños murciélagos que revolotean durante la noche y, en alguna ocasión, reposan en alguna esquina del balcón durante el día.


 Pero con todo esto, igual alguien se pregunta ¿qué es un huerto urbano?


LOS HUERTOS URBANOS

¿Qué es un huerto urbano? Se considera un huerto urbano todo aquel huerto que se encuentra dentro de una ciudad, o en sus inmediaciones, y que ocupa una parcela reducida de terreno, a menudo una simple terraza o balcón, aunque también puede consistir en un pequeño terruño, a veces comunitario. La agricultura urbana brinda un pequeño marco apropiado para el relax y el aprendizaje, en el cual la persona, familia o comunidad que esté involucrada pueden observar y participar en los procesos naturales de las plantas mediante la siembra, la observación de su crecimiento, floración y reproducción de las plantas, sus cuidados, injertos, cosecha, poda, conservación, recolección, elaboración de alimentos y compuestos orgánicos, resembrado, etc.). Además de tener propósitos productivos, el huerto urbano tiene un gran contenido educativo y reconstructivo, sirviendo como lucha contra el estrés, ayudando a fortalecer la integración y el trabajo en equipo en el caso de huertos comunitarios, así como a recuperar la autoestima, o promover hábitos nutricionales más saludables y variados. Además, si se administra adecuadamente, a lo largo del tiempo, se puede lograr un sistema de producción continua –incluso en invierno- de hortalizas frescas, frutas y hierbas aromáticas para el uso diario, a la par que el conocimiento sobre todo ello va creciendo.


¿Qué es un huerto urbano ecológico? Entendemos ante todo, por huerto ecológico, todo aquel huerto que no hace uso de pesticidas o herbicidas artificiales para combatir las plagas, ni utiliza abonos químicos para alimentar a las plantas y acelerar su crecimiento, ni cultiva plantas transgénicas alteradas genéticamente, obteniendo con ello un producto más sano y de mayor calidad. Por lo tanto, un huerto urbano ecológico, cumplirá esas características, añadiendo, además, las características de un huerto urbano ya comentadas antes. En todo este proceso, juega un papel muy importante el compostaje, o sea, la obtención de compost o humus obtenido mediante descomposición de residuos orgánicos, que es uno de los pilares básicos del huerto urbano y ecológico. El huerto urbano ecológico, además, sirve para acercarnos más a la naturaleza, dándonos un conocimiento especial de las plantas y el ciclo biológico de éstas, a la vez que puede servirnos como pasatiempo relajante y terapéutico.


¿Qué es un huerto urbano vertical? Un huerto urbano vertical es un huerto urbano que se dispone verticalmente mediante el uso, en las paredes, de tarimas, estantes, cajas y enrejados, en los que se disponen macetas, botellas recicladas, latas o pequeños contenedores sembrados. De este modo, además de ganar espacio, también puede disponerse de una mayor variedad de productos, a la vez que, según como se disponga, se añade una buena base para las plantas trepadoras. Recomendable para el cultivo de plantas que necesiten poca tierra para prosperar.


¿Donde puedo construir y plantar mi huerto urbano? Terrazas, balcones, ventanas e, incluso, el mismo interior de la casa (especialmente un fregadero o una cocina bien soleados), son buenos lugares para construir un pequeño huerto urbano. La capacidad y el tamaño de éste dependerán, en gran medida, de los metros cuadrados de los que dispongamos libres, aunque en eso contribuirá, también, el tipo de huerto urbano que queramos crear. Así, mediante el uso de un huerto vertical, podemos obtener más espacio y productividad para nuestros sembrados. De todas formas, azoteas o patios comunitarios también pueden ser utilizados para sembrar huertos urbanos siempre que haya una aprobación consensuada de la comunidad de vecinos o propietarios. Actualmente, esta última práctica también se está convirtiendo en algo común.


¿Resulta rentable un huerto urbano? Bueno, la verdad es que la respuesta se mide según lo que nosotros consideremos rentable o no, y el lugar donde lo construyamos. A nivel económico, podría decirse que a veces no resulta rentable, ya que la misma cantidad de producto obtenido mediante nuestro propio esfuerzo en un huerto urbano probablemente nos saldría más barato en un supermercado. Sin embargo, en muchos otros aspectos, especialmente el personal, el de la calidad de la cosecha, el gastronómico o el de la salud misma, sí que resulta rentable y productivo. No tiene la misma calidad una hortaliza o legumbre recién recogida de la planta o del suelo, que otra que se recogió ya hace días de una huerta o plantación desconocida, y que probablemente ha sido tratada con abonos químicos o pesticidas. Hablando de calidad, los productos de los huertos urbanos, lo mismo que la de la huerta tradicional, conservan más propiedades naturales y de mejor calidad, incluyendo el aroma y sabor, así como las propiedades de sus vitaminas, que no aquello que podamos comprar en un supermercado. Y además, siempre tendremos la certeza y el orgullo, de saber que la planta que hemos recogido en nuestro propio huerto urbano, tiene un mínimo de calidad, sabiendo como la hemos criado y cultivado nosotros mismos.


¿Qué puedo plantar en mi huerto urbano? Legumbres, verduras, hortalizas, plantas aromáticas, y plantas medicinales; si además, disponemos de suficiente espacio, puede incluirse en la lista algún pequeño árbol frutal. Si además se quiere alegrar la vista con flores, existen plantas con flores comestibles que son buenas elecciones (desde las rosas y los jazmines, pasando por muchas otras). Si se desea, pueden plantarse otras plantas no aptas para el consumo pero que puedan alegrar la vista estéticamente, siempre que se controle entonces que plantas son aptas para el consumo, y cuales no.



ALGUNOS CONSEJOS PARA AHORRAR AGUA CON UN HUERTO URBANO

  • Para evitar un gasto de agua innecesario, en el interior de casa suelo tener una garrafa de 8 litros de capacidad para recoger el agua fría que antes desechaba o perdía por diferentes motivos. Así, ahora, cuando me quiero duchar o bañar con agua caliente, recojo previamente el agua fría que sale del grifo, hasta que ésta alcanza la temperatura deseada. Con ello, por norma general, recojo 6 litros de agua antes de que ésta salga tibia, que más tarde emplearé para regar.
  • Lo mismo que en en anterior punto hago con una pequeña jarra que utilizo en la cocina cuando limpio carne, pescado, frutas o verdura, o me limpio las manos mientras estoy cocinando, sin utilizar jabón, ya sea para liberarme de restos vegetales o animales, polvo o tierra que pueden ensuciar mis manos al picar o cortar la comida. Con todo ello, en cada ocasión que me limpio las manos recojo fácilmente cierta cantidad de agua que puedo utilizar para regar unas pocas plantas.
  • Del mismo modo, siempre que no le haya añadido sal, también recojo el agua que utilizo para hervir las verduras o el arroz, aunque en este caso, antes de regar ninguna planta, dejo que el agua se enfríe hasta que alcanzar la temperatura ambiente. Ese agua siempre aportará cierta cantidad extra de minerales y vitaminas a la planta, desprendidos de las legumbres y hortalizas al hervir, que serán reutilizados por las plantas.
  • Recientemente, también aprovecho el agua de ciclado del acuario (de agua dulce, por supuesto) que tengo en casa cada vez que hago un cambio de agua del acuario, ya que la cantidad que saco es ciertamente importante (oscilando entre los 10-30 litros), y ésta posee diversas propiedades de la que el agua del grifo carece, de las que las plantas se benefician enormemente: en primer lugar, debido a que el agua del acuario es una agua más neutra o blanda, ésta ayuda a una mayor disolución de los nutrientes de la tierra (lo mismo que el agua de la lluvia), permitiendo y facilitando que las raices de las plantas hagan una mejor absorción de los minerales de la tierra; y por otro lado, el agua de ciclado siempre otorga un suplemento extra de nitratos que serán aprovechados también por la planta. La mayor o menor cantidad de estos nitratos siempre dependerá de la frecuencia con la que cambiemos el agua del acuario, así como si éste tiene plantas naturales o no que también aprovechen esos mismos nitratos para su desarrollo dentro del acuario mismo.
  • Por otra parte, y apartándonos ya del ahorro de agua, también suelo aprovechar todos los restos vegetales que desecho en la cocina, como son las peladuras de frutas y verduras, hojas verdes o secas de diversas plantas o legumbres que no utilizo, y algún otro resto orgánico ocasional. Todo ello suelo dejarlo en un tiesto que tiene una base de 2-3 centímetros de tierra, y dejo que se vaya descomponiendo en la terraza, para, en un futuro, utilizarlo como compuesto orgánico. Al contrario de lo que la gente cree, el resultado de esto no es causa de malos olores, a no ser que éste sea removido por algún motivo innecesario. Lo que sí es cierto, es que puede atraer a algunos insectos, que, naturalmente, suelen colaborar en su descomposición.












viernes, 23 de marzo de 2012

NO JUGARÉ A VUESTRO JUEGO



Me entristece vivir en este país. Independientemente de que siempre me haya sentido bastante apolítico y ácrata, me entristece mucho vivir en este país gobernado por miserables, ladrones y estafadores. Y me entristece vivir en este país, sobretodo, porque sé que si esto es así es porque la mayoría de nosotros lo permitimos.

Quisiera poder apartarme de todo esto. Vivir en una pequeña casa en el campo, en una isla desierta o en cualquier otro lugar solitario y apartado, y no dejar que los problemas del mundo me afectaran. Ser autosuficiente para conseguir mi propio alimento, fabricar mi propia ropa y mis utensilios más básicos. Depender poco de nadie y, especialmente, no depender para nada de esos mismos que dicen “gobernarnos”.

Sé que no puedo prescindir de la gente, pero lo cierto es que sí podemos prescindir de aquellos que nos gobiernan, y especialmente cuando éstos nos gobiernan y lo hacen mal.

Vivo en un país de miserables, ladrones y estafadores. No son sólo los que nos gobiernan desde altos cargos del estado, sino que hablo también de todos aquellos que gobiernan y controlan nuestros sueldos, nuestras vidas y, lo peor de todo, nuestro propio modo de pensar. ¿Cuantos de nosotros somos realmente libres? Estamos llenos de prejuicios que nos han inculcado. Somos mansos porque, en cierto modo, tenemos miedo. Miedo a perderlo todo, miedo a no tener y poder comprar cosas que realmente no necesitamos, miedo a no ser aceptados si no nos ponemos al mismo nivel de vida que la gente que nos rodea, cuando en realidad detestamos a ese tipo de personas y ese mismo modo de vida que adoptamos. A veces, por intentar imitar a otros, nos perdemos a nosotros mismos. Dejamos de ser un original para pasar a ser una copia más.

Parte de mí vive en un mundo paralelo. Me he creado mi propia realidad. No dejo que muchas convenciones sociales me dominen y gobiernen. Evito la publicidad que me vende cosas, las propuestas de bancos que me engañan, y las promesas que se lanzan en el aire vacío. Juego a su juego porque, cuando hay mucha gente, no hay otro remedio, pero, no nos engañemos, la sociedad puede funcionar de otro modo. El mundo social no es una realidad en el mismo modo en que puede serlo una piedra o un árbol: el mundo social es sólo una convención. Sólo funciona en la medida en que un grupo de gente lo ha querido así, pero en realidad no tiene una base real en la que sustentarse. Podemos cambiar todo eso, crearnos nuestras propias leyes, nuestro propio mundo alternativo. Crear pequeñas microsociedades que cambien las cosas, y digan que las leyes que nos dictan no siempre deben ser obedecidas, que las cosas que nos dicen que necesitamos no siempre deben ser compradas ni adquiridas, que el dinero y la vida que nos quitan no siempre debe ser entregado. La vida de uno mismo es algo demasiado valioso para ser entregado a ciegas.

La vida... ¡Mi vida me pertenece! Puedo compartirla, pero sólo se la entregaré a aquellos que amo, y la prestaré a desconocidos, únicamente, en la medida que eso me haga feliz y sentir lleno de algún modo. Por lo tanto no se la entregaré ciegamente ni a políticos, ni banqueros ni empresarios. No me entregaré a los caprichos de las modas, ni de los centros comerciales. No soy lo que compro, no soy lo que gano, no soy lo que visto.

Vivo a mi modo y, si soy algo, soy mi propio yo, la suma de mis sueños, ilusiones y aficiones. Soy la confluencia de los sentimientos de las personas que me aman y mis propios sentimientos.

Solitario como soy, puede que no salga a la calle, pero a mí modo, lucharé.

Vivo en un país de miserables, ladrones y estafadores. Y ante eso, ante esa gente, sólo puedo decir no. No jugaré a vuestro juego.

EL LARGO CAMINO HACIA EL YO DEL MAÑANA

Intento seguir el camino que me haga mejor persona. Intento ser mejor persona de lo que soy. Entonces, ¿qué se os ha metido en la cabeza para hacerme actuar según vuestros designios y voluntad? Me conocéis, sabéis quién soy. Tenéis una idea de cuales son mis actiudes y creencias. ¿Porqué, entonces, queréis hacerme actuar en contra de lo que creo? Vuestra propuesta no me enriquecerá y, a mis ojos, me devalua.

Mi yo del mañana puede que llegue y puede que no. Pero una cosa quiero tener aún cuando llegue ese día, y es conservar mi espíritu limpio de las ideas que no me convencen. Sin mácula nacida de influencias externas. Yo creo en el amor. No me pidáis que acuda con vosotros al centro de un negocio que me parece ilícito.

Soy quién soy y no pretendo cambiarlo, o no de este modo. Puedo evolucionar y crecer, pero esta evolución no la conseguiré degradándome a mis propios ojos. Vosotros podéis escoger vuestra opción, pero no escojáis la mía, ni déis por hecho que participaré en vuestros juegos. Soy ante todo individuo. Me forjado a mí mismo siguiendo mis creencias, mi propio código de honor. Puede que esté obsoleto y que haya nacido en una época que no es la mía, pero en realidad creo que los idealistas jamás han nacido fuera de su época, sino que son hijos de su época, al igual que los monstruos. Nacimos en la época adecuada sólo para convertirnos en los marginados de nuestro tiempo por tener nuestras propias ideas. Siempre fui solitario y está en mi naturaleza seguir mi propio camino. No me apartaré de vosotros si me necesitáis, pero no participaré en vuestros juegos. Vivo en una longitud de onda distinta, y vuestras ideas e imposiciones son sólo interferencias. Sé que no estoy solo y que hay más que piensan como yo.

No soy creyente. No creo en otra vida. No creo en ningún dios. No creo que exista destino. Pero tengo mis propios principios morales y eso implica respeto hacia las otras personas, pero sobretodo, respeto hacia mí mismo. Así que no me repitáis vuestra propuesta, porque yo estoy fuera de ella. Nadie me gobierna, porque yo ya hace tiempo que escogí seguir el largo camino hacia el yo del mañana. Y elegí ser mejor persona de lo que en realidad soy. Esa será mi eterna lucha.

EN LA NOCHE...


La noche es mi momento, cuando cae la quietud y el silencio.

La noche es el momento en que me muevo por las habitaciones de casa buscando algo que hacer; cuando me coloco bajo la luz de la lámpara del comedor para leer alguna cosa que reviva mi alma; cuando intranquilo, me siento delante de la pantalla del ordenador para escribir lo que pienso, escupiendo el veneno y la tristeza que de día envenena mi alma.

La noche es el momento en que más vivo me noto. Me muevo, busco, escucho, respiro y percibo, con mis sentidos y mi mente despiertos. La vida se remueve dentro mi cuerpo. Metido en mi casa, o en la soledad de la naturaleza nocturna cuando llega el buen tiempo.

Añoro aquel cielo estrellado del pueblo donde crecí, contemplar el universo entero en las noches sin luna en el campo. Recuerdo los paseos, también, por los bosques, a oscuras, cuando la luna llena ilumina de tal modo el camino, una vez los ojos se han habituado a la ocuridad, que parece el sendero claro que me conducirá al lugar donde pueda hallar respuestas, y con ello, quizás, algo de felicidad, mientras escucho el canto de los grillos y el ulular de un búho solitario.

La noche es soledad, pero también momentos compartidos. La noche es miedo y es paz.

En mi vida cotidiana debo obligarme a acostarme, algo que va en contra de mi naturaleza, porque trabajo por las mañanas. Éste es el castigo que recibo por seguir las normas del hombre y la sociedad que ha construido, aunque sé que soy libre de escoger otro camino. Nadie atrapará jamás, definitivamente, al ser libre. No hay cadenas que nos retengan, cuando hablamos de nuestras almas, que se remueven inquietas.

La noche es el momento que compartimos al contemplar un mismo cielo. No puedo evitar mirar a las estrellas y pensar si en ese momento alguien piensa en mí o, dormido, sueña conmigo. No importa, por la noche nunca me siento solo. O puede que me sienta solo, pero no con esa soledad que nos desorienta y nos hace sentir perdidos y desamaparados. En la noche siempre me acompaña el silencio y el latido de mi corazón, y recuerdo que estoy vivo y aún hay esperanza.

Anoche soñé contigo, -tú también, una criatura de la oscuridad-, y recordé que una vez más no estaba solo, porque tú, como yo, andas perdida buscando a alguien que comparta contigo esta vida nocturna que parece escapar del poder de los designios y la determinación de los hombres, y de esa triste humanidad que pretende controlarlo todo. Se equivocan. Porque la noche es la hora de los soñadores; de los que duermen o de los que soñamos despiertos.

Mis sentimientos se los entrego a la noche, pues ella nunca me ha abandonado y los acepta cual tal son.

Y cuando no estoy preso de los horarios establecidos por una vida que me aparta de mi amada naturaleza, la noche es mi vida, y el día, con su sol rozando mi piel y calentando las sábanas, el momento en que descanso.

En la noche, te buscaré, alma inquieta.

jueves, 22 de marzo de 2012

LOS MITOS ARTÚRICOS EN EL CINE Y LA TELEVISIÓN - Películas y series sobre el rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda.


 Los mitos artúricos son el conjunto de cuentos, leyendas e historias que nacen o se desarrollan alrededor de la figura mítica del rey Arturo y sus Caballeros de la mesa redonda (o la tabla redonda, según el caso), y la fabulosa ciudad de Camelot, así como alrededor de otros personajes secundarios del ciclo artúrico, como el mago Merlín, la reina Ginebra, Morgana, Mordred, la Dama del Lago, etc. Las historias originales del ciclo artúrico suelen ser una mixtificación de algunos mitos celtas y cristianos que giran alrededor de Arturo, rey de Gran Bretaña cuya existencia histórica aún no ha sido probada, aunque existen un numeroso conjunto de teorías que sobre su existencia y su verdadero origen, lo que ha llevado a la construcción de nuevas versiones de este rey que se suman a su leyenda, tanto en la literatura como en el cine.


Así, la figura de Arturo, ha llegado a formar parte de la mitología universal, trasformándose a medida que el mito crecía, obteniendo distintas versiones de un mismo rey, lo que ha prodigado la aparición de diversas adaptaciones del mito para la literatura infantil o juvenil, más cercanas, en muchos casos, a las novelas de fantasía épica moderna que no al mito original, con versiones de mayor o menor calidad según sea el caso. Del mismo modo, alejándose ya del mito original, este ha sido tocado de forma humorística (y crítica), como hiciera Mark Twain en su famosa novela “Un yanqui en la corte del rey Arturo” en el siglo XIX, o ya en pleno siglo XX, el grupo británico Monty Python en su película “Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores”. Del mismo modo, el mundo del cómic se ha sabido nutrir del mito obteniendo algunas obras maestras que giran alrededor de él; sin duda, el más representativo de todos ellos es “El Príncipe Valiente” de Hal Foster, aunque también se puede hacer mención de la versión futurista del mito que se nos muestra en “Camelot 3000”, de Mike W. Barr y Brian Bolland.


Mención aparte, existen numerosas obras, ya sean del mundo de la literatura, cine, televisión o cómic, que recogen y se nutren del mito artúrico de un modo u otro, ya sea mediante homenajes diversos, versiones futuristas, alusiones veladas a las leyendas o los personajes artúricos, viajes en el tiempo que emulan el clásico de Twain, o versiones juveniles e infantiles de la historia.

A continuación haremos un repaso de algunas de las películas de cine y series de televisión más representativas del ciclo artúrico, así como de unas pocas que por sus características, el autor considera que deben entrar dentro de este artículo, sin pertenecer plenamente al mito, como pudieran ser “Un yanqui en la corte del rey Arturo”, “Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores” y alguna otra, aunque obviando diversas otras de temática similar, así como las diversas versiones actualizadas o futuristas del mito.

¡BIENVENIDOS A LA LEYENDA!


APRENDIZ DE MERLÍN, EL (Merlin´s Apprentice)

Año: 2006. Duración: 160 minutos. País: Estados Unidos. Director: David Wu. Guión: Christian Ford, Roger Soffer. Música: Lawrence Shragge. Fotografía: John Spooner. Actores: Sam Neill, John Reardon, Miranda Richardson, Meghan Ory, Alexander Kalugin, Tegan Moss, Christopher Jacot, Woody Jeffreys.


Continuación de la miniserie “Merlín” (1998) dirigida para la televisión. Cuando el gran mago Merlín regresa a Camelot se encuentra con un reino sumido en el caos debido al robo de su reliquia sagrada, el Santo Grial. Con la ayuda de un aguerrido joven llamado Jack se enfrentará a toda clase de peligros para recuperarla y devolver a Camelot la gloria perdida, ayudado por la hija del rey Arturo y Guinevere, lady Yvonne.


AVENTURAS DEL PRÍNCIPE VALIENTE, LAS (Prince Valiant)

Año: 1997. Duración: 88 minutos. País: Reino Unido. Director: Anthony Hickox. Guión: Michael Frost Beckner, Anthony Hickox, Carsten H. W. Lorenz. Música: David Bergeaud. Fotografía: Roger Lanser. Actores: Stephen Moyer, Katherine Heigl, Thomas Kretschmann, Edward Fox, Udo Kier, Joanna Lumley, Ron Perlman.


Película basada en el personaje del cómic de Hal Foster, “El Príncipe Valiente”. Valiente es un joven caballero de la Corte del Rey Arturo que emprenderá una aventura para salvar a su país y conocer el misterioso secreto de su pasado. El joven tendrá que usar su espada para defender a Camelot de los invasores vikingos, que han robado la espada Excalibur y amenazan con derrotar a los famosos caballeros de la mesa redonda.


BRUMAS DE AVALON, LAS (The Mists of Avalon)

Año: 2001. Duración: 176 minutos. País: Estados Unidos. Director: Uli Edel. Guión: Gavin Scott. Música: Lee Holdridge. Fotografía: Vilmos Zsigmond. Actores: Anjelica Huston, Julianna Margulies, Joan Allen, Caroline Goodall, Samantha Mathis, Michael Vartan, Edward Atterton, Michael Byrne, Tony Curran, Freddie Highmore.


Miniserie para televisión que adapta la famosa novela de Marion Zimmer Bradley sobre las leyendas artúricas, centrada en la importancia de sus personajes femeninos. En ella se muestra cómo la vida del mítico rey Arturo estuvo siempre marcada por diferentes mujeres que le rodearon desde su infancia, siendo su tía, gran sacerdotisa de la isla de Avalon, el reino de las hadas, hecho que marcará su destino.


CABALLERO NEGRO, EL (The Black Knight)

Año: 1954. Duración: 85 minutos. País: Estados Unidos. Director: Tay Garnett. Guión: Alec Coppel, Bryan Forbes. Música: John Addison. Fotografía: John Wilcox. Actores: Alan Ladd, Patricia Medina, Andre Morell, Harry Andrews, Peter Cushing, Anthony Bushell, Patrick Troughton.


La acción de esta historia transcurre en Camelot. Leonette, la hija de un conde de sangre noble, está enamorada de John, un intrépido caballero, pero la relación es desaprobada por su padre. Cuando ambos amantes son sorprendidos juntos, John se ve obligado a huir. Pasado algún tiempo, unos vikingos asaltan el castillo del noble, asesinando al conde y a su familia. Sin embargo, poco después, aparecerá en Inglaterra un misterioso caballero negro, que jurará vengar la muerte del conde y los suyos.


CABALLERO VERDE, EL (Sword of the Valiant: The Legend of Sir Gawain and the Green Knight)

Año: 1984. Duración: 102 minutos. País: Reino Unido. Director: Stephen Weeks. Guión: Stephen Weeks, Howard C. Pen, Philip M. Breen. Música: Ron Geesin. Fotografía: Freddie Young, Peter Hurst. Actores: Sean Connery, Miles O'Keeffe,  Cyrielle Clair, Leigh Lawson, Trevor Howard, Peter Cushing, John Rhys-Davies, Emma Sutton, Douglas Wilmer, Cyrielle Clair, Lila Kedrova, Murray Head.


Tras un largo periodo de paz, la decadencia amenaza la corte del rey Arturo, pues sus caballeros viven entregados al ocio, al lujo y a los placeres. Un día, aparece de repente en Camelot un hombre que se hace llamar “El Caballero Verde”. Ante la atónita mirada de los cortesanos, desafía a los caballeros de la Mesa Redonda a un juego; mientras él permanezca inmóvil, cualquiera de ellos podrá cortarle su cabeza. Todos se llenan de temor y rechazan el desafío, siendo aceptado, tan sólo, por el humilde caballero Gawain que pretende salvaguardar el honor de sus compañeros. Tras ser decapitado, el misterioso Caballero Verde continúa vivo, hecho que dará inicia a una misteriosa gesta y búsqueda.


CABALLEROS DE LA MESA CUADRADA Y SUS LOCOS SEGUIDORES, LOS (Monty Python and the Holy Grail)

Año: 1975. Duración: 90 minutos. País: Reino Unido. Director: Terry Jones, Terry Gilliam. Guión: Terry Gilliam, John Cleese, Michael Palin, Graham Chapman, Eric Idle, Terry Jones. Música: Neil Innes, Ron Wasserman. Fotografía: Terry Bedford. Actores: John Cleese, Michael Palin, Terry Jones, Terry Gilliam, Graham Chapman, Eric Idle, Carol Cleveland, Connie Booth, Neil Innes, Bee Duffell.


Probablemente la más disparatada comedia que se ha hecho jamás del mito artúrico, interpretada por los Monty Python. Cuando el legendario rey Arturo y de sus caballeros deciden ir a la búsqueda del Santo Grial, deberán de enfrentarse a gran cantidad de gestas y desafíos, a cada cual más disparatado: acertijos disparatados, malvados caballeros, damas de notables encantos, variopintos monstruos y situaciones sonadas.


CABALLEROS DEL REY ARTURO, LOS (Knights of the Round Table)

Año: 1953. Duración: 115 minutos. País: Reino Unido. Director: Richard Thorpe. Guión: Noel Langley, Talbot Jennings, Jan Lustig. Música: Miklós Rózsa. Fotografía: Freddie Young, Stephen Dade. Actores: Robert Taylor, Ava Gardner, Mel Ferrer, Anne Crawford, Stanley Baker, Felix Aylmer, Robert Urquhart, Maureen Swanson, Anthony Forwood.


Después de una dura guerra, el rey Arturo, con la ayuda de Lanzarote, su mejor y más fiel caballero, y el resto de los caballeros de la meso redonda, consigue unificar toda Inglaterra bajo su mando. Sin embargo, tras ser derrotado por Arturo, sir Mordred descubre la relación entre Ginebra, la esposa del rey, y Lanzarote, y se servirá de este hecho para acabar con el reinado de Arturo, convirtiendo una historia de amor en una de las más grandes tragedias.


CAMELOT (Camelot)

Año: 1967. Duración: 178 minutos. País: Reino Unido. Director: Joshua Logan. Guión: Alan Jay Lerner. Música: Frederick Loewe, Alfred Newman. Fotografía: Richard H. Kline. Actores: Richard Harris, Vanessa Redgrave, Franco Nero, David Hemmings, Lionel Jeffries, Laurence Naismith, Estelle Winwood.


Adaptación cinematográfica del musical homónimo, estrenado en Broadway en 1960, sobre la legendaria historia medieval del reino de Camelot. El caballero francés Lancelot du Lac o Lanzarote del Lago llega a la corte del rey Arturo, en Camelot, para integrarse en la orden de la mesa redonda, recién creada por el soberano inglés. Lancelot se enamora de la reina Ginebra y su amor es correspondido. Cuando Arturo se entera, monta en cólera destruyendo la famosa mesa, lo que será el inicio de la caída de su reinado.


CAMELOT (Camelot)

Año: 2011. Duración: 600 minutos. País: Irlanda. Director: Michael Hirst, Chris Chibnall, Mikael Salomon, Jeremy Podeswa, Stefan Schwartz, Ciaran Donnelly. Guión: Chris Chibnall, Michael Hirst, Thomas Malory , Louise Fox, Steve Lightfoot. Música: Jeff Danna, Mychael Danna. Fotografía: Joel Ramson. Actores: Jamie Campbell Bower, Tamsin Egerton, Joseph Fiennes, Eva Green, Claire Forlani, Sinéad Cusack, Sebastian Koch, James Purefoy, Peter Mooney, Diarmaid Murtagh, Clive Standen, Philip Winchester, Jamie Downey, Lara Jean Chorostecki, Daragh O'Malley, Chipo Chung, Sean Pertwee, Alan Van Sprang, Colin Maher, Tyler Kennington.


Serie de televisión. Tras la repentina muerte del rey Uther, el caos amenaza a Britania. Teniendo visiones de un sombrío destino, el hechicero Merlín instala en el trono al joven Arthur, el hijo desconocido de Uther, y heredero suyo, que desde su nacimiento ha sido criado como un plebeyo. Sin embargo, Morgan, la ambiciosa y fría hermanastra de Arthur, peleará con él hasta las últimas consecuencias, invocando fuerzas sobrenaturales para reclamar la corona, en una épica batalla por control. Son tiempos oscuros para el rey, y Guinevere es su único sostén. Enfrentado con profundas decisiones morales y el desafío de unificar un reino roto por la guerra, Arthur será probado mas allá de su imaginación.


ESPADA MÁGICA, LA: EN BUSCA DE CAMELOT  (Quest of Camelot)

Año: 1998. Duración: 92 minutos. País: Estados Unidos. Director: Frederik Du Chau. Guión: Vera Chapman, Kirk De Micco. Música: Patrick Doyle. Fotografía: -. Actores: -.


Excalibur, la espada mágica del Rey Arturo, ha sido robada por un malvado villano, el barón Ruber, poniendo en peligro el reino de Camelot. Para salvarlo, Kayley, una valiente joven cuyo sueño es ser caballero de la mesa redonda, acompañada de dos peculiares personajes, el apuesto y valiente ciego Garret, y un peculiar dragón de dos cabezas, emprende la búsqueda de la espada en un mundo tan fantástico como peligroso.


EXCALIBUR (Excalibur)

Año: 1981. Duración: 140 minutos. País: Reino Unido. Director: John Boorman. Guión: Rospo Pallenberg, John Boorman. Música: Trevor Jones. Fotografía: Alex Thomson. Actores: Nicol Williamson, Nigel Terry, Cherie Lunghi, Nicholas Clay, Helen Mirren, Paul Geoffrey, Gabriel Byrne, Robert Addie, Liam Neeson, Patrick Stewart, Clive Swift, Niall O'Brien, Corin Redgrave, Keith Buckley, Charley Boorman, Ciarán Hinds.


Obra de culto: ¡IMPRESCINDIBLE! ¡La película sobre la leyenda artúrica por excelencia! Tras una larga y cruenta guerra, Uther Pendragon le ruega al mago Merlín que le ayude a seducir a la esposa de su nuevo aliado, el Duque de Cornwall. Merlín accede, pero a condición de que el fruto de esa unión le sea entregado. Esa misma noche, protegido por la niebla y disfrazado como el duque por magia e ilusiones, Arturo es concebido. Dieciocho años después, los nobles de un reino, cuyo trono está vacante, intentan apoderarse de Excalibur, la espada mágica que está incrustada en una piedra desde la muerte de Uther. A partir de este punto empieza a narrarse toda la saga de Arturo, junto a sus múltiples personajes: Lancelot, Ginebra, la Dama del Lago, Morgana, Mordred...


MERLÍN (Merlin)

Año: 1998. Duración: 182 minutos. País: Estados Unidos. Director: Steve Barron. Guión: David Stevens, Peter Barnes. Música: Trevor Jones. Fotografía: Sergei Kozlov. Actores: Sam Neill, Helena Bonham Carter, Miranda Richardson, John Gielgud, Martin Short, Paul Curran, Jason Done, Rutger Hauer, James Earl Jones, Isabella Rossellini, Mark Jax, Jeremy Sheffield, Daniel Brocklebank, Lena Headey, John McEnery, Sebastian Roché.


Merlín es un anciano, pero en otro tiempo él y Arturo tuvieron que enfrentarse a Mab, la perversa reina de la oscuridad que había creado a Merlín, y que no le perdonó que no quisiera unirse a ella para dirigir las fuerzas del mal. Cuando Merlín, siendo un adolescente, se enamoró de Nimue, Mab decidió vengarse de él, convenciendo al cruel Rey Vortingern para que sacrificara a la muchacha al dragón de fuego. Merlín ayudó entonces a Uther a derrotar a Vortingern, pero pronto comprobaría que tampoco éste sería un buen rey. Cuando Uther le pide ayuda para seducir a una mujer casada, Merlín accede con una condición: deberá entregarle a su hijo primogénito, a quien llamará Arturo y transmitirá su sabiduría. Cuando Arturo consiga arrancar la espada Excalibur de la piedra donde estaba clavada, se convertirá en rey.


MERLÍN (Merlin)

Año: 2008. Duración: 45 minutos (por episodio). País: Reino Unido. Director: Julian Jones, Jake Michie, Johnny Capps, Julian Murphy. Guión: Julian Jones, Jake Michie, Johnny Capps, Julian Murphy. Música: Robert Lane, Rohan Stevenson, James Gosling. Fotografía: Dale McCready, Geoffrey Wharton, Jim O'Donnell. Actores: Colin Morgan, Bradley James, Anthony Head, Katie McGrath, Richard Wilson, Angel Coulby, Santiago Cabrera.


Serie de televisión que difiere sustancialmente del mito artúrico. En esta versión del mito, un joven mago Merlín que está a punto de entrar en la edad adulta conoce al futuro rey Arturo, otro joven con una edad similar a la suya, trabando amistad, y trasladando la acción en una Camelot donde conviven diversos personajes de las leyendas artúricas, como el rey Uther, Ginebra o Morgana, así como otros nuevos personajes nacidos a la sazón de esta nueva versión de la leyenda.


MERLÍN EL ENCANTADOR (The Sword in the Stone)

Año: 1963. Duración: 80 minutos. País: Estados Unidos. Director: Wolfgang Reitherman. Guión: Bill Peet. Música: George Bruns. Fotografía: -. Actores: -.


Película de animación de la factoría Disney basada en la primera parte de la novela de T. H. White, donde se narra la infancia y juventud de Arturo antes de ser elegido rey. Una historia donde se mezclan aventuras, magia y fantasía desbordadas, tal y como ocurre en la primera parte de la novela, mientras que la segunda parte de la misma se ciñe más estrictamente en los mitos artúricos clásicos, parte de la que, lamentablemente, en esta película, no se puede disfrutar. Aún así, ésta sigue siendo una película clásica de animación que nos permite soñar con aquel niño que un día será rey.


PRIMER CABALLERO, EL (First Knight)

Año: 1995. Duración: 133 minutos. País: Estados Unidos. Director: Jerry Zucker. Guión: William Nicholson. Música: Jerry Goldsmith. Fotografía: Adam Greenberg. Actores: Julia Ormond, Richard Gere, Sean Connery, Ben Cross, Liam Cunningham, John Gielgud, Colin McCormack, Christopher Villiers, Valentine Pelka.


Película que incide más en el romance y la historia de amor de Lancelot y Ginebra que no en las aventuras artúricas. Cuando lady Ginebra contrae matrimonio con el rey Arturo, ya entrado en años, lo hace movida por dos razones: el respeto y la admiración que siente por él y la necesidad de que proteja su reino, Lionesse. Pero el destino hace que se cruce en su camino el apuesto caballero Lanzarote, recién llegado a Camelot. Surge de inmediato el amor entre ellos, colocando a Ginebra en la tesitura de elegir entre el rey o Lanzarote. Amor, honor, traición y pasión en el reino de Camelot.


PRÍNCIPE VALIENTE, EL (Prince Valiant)

Año: 1954. Duración: 100 minutos. País: Estados Unidos. Director: Henry Hathaway. Guión: Dudley Nichols. Música: Franz Waxman. Fotografía: Lucien Ballard. Actores: James Mason, Janet Leigh, Robert Wagner, Debra Paget, Sterling Hayden, Victor McLaglen, Donald Crisp, Brian Aherne, Barry Jones,  Mary Philips, Howard Wendell, Tom Conway, Sammy Ogg, Neville Brand, Ben Wright, Jarma Lewis, Robert Adler, Ray Spiker.


Película basada en el personaje del cómic de Hal Foster, “El Príncipe Valiente”. El joven príncipe vikingo Valiant es enviado por su padre a la corte del rey Arturo para ser armado caballero después de un estricto adiestramiento. Su objetivo es estar preparado para enfrentarse al tiránico Slaigon que ha usurpado el trono de su padre.


REY ARTURO, EL (King Arthur)

Año: 2004. Duración: 140 minutos. País: Estados Unidos. Director: Antoine Fuqua. Guión: David Franzoni, John Lee Hancock. Música: Hans Zimmer. Fotografía: Slavomir Idziak. Actores: Clive Owen, Keira Knightley, Stephen Dillane, Ray Winstone, Stellan Skarsgård, Ioan Gruffudd, Mads Mikkelsen, Hugh Dancy, Til Schweiger, Joel Edgerton, Charlie Creed-Miles, Ivano Marescotti, Ray Stevenson, Sean Gilder, Ivano Marescotti, Ken Stott, Pat Kinevane.


Arturo sólo desea abandonar Bretaña para regresar a la paz y estabilidad de Roma. Pero antes, una última misión lo lleva a él y a los caballeros de la tabla redonda -Lancelot, Galahad, Bors, Tristán y Gawain- a la conclusión de que tras la caída de Roma, Bretaña necesitará un rey, alguien que la defienda no sólo de la amenaza de la invasión sajona, sino también que les guíe hacia los nuevos tiempos. Bajo la guía de Merlín, y la valiente y hermosa Ginebra, Arturo tendrá que encontrar la fuerza para cambiar el curso de la historia en la gran isla donde ha servido durante años.


TRISTAN E ISOLDA (Tristan and Isolde)

Año: 2006. Duración: 125 minutos. País: Estados Unidos. Director: Kevin Reynolds. Guión: Dean Georgaris, Peter Morgan, Dominic Morgan, Matthew Harvey. Música: Anne Dudley. Fotografía: Artur Reinhart. Actores: James Franco, Sophia Myles, Rufus Sewell, Jamie King, David O'Hara, Henry Cavill, JB Blanc, Mark Strong, Bronagh Gallagher, Ronan Vibert.


Aunque caballero de la mesa redonda, la historia de Tristan forma, por sí misma, un grupo aparte de los mitos artúricos, y es, básicamente, la historia de amor entre este caballero y la hija del rey y la reina de Irlanda. Esta película nos relata el trágico amor de la princesa y el guerrero, que pondrá en peligro la frágil paz entre Inglaterra e Irlanda, al ser prometida la dama al señor al que Tristán sirve, poniendo a prueba los límites entre el honor y el amor.


ÚLTIMA LEGIÓN, LA (Last Legion)

Año: 2007. Duración: 110 minutos. País: Reino Unido. Director: Doug Lefler. Guión: Jez Butterworth, Tom Butterworth. Música: Patrick Doyle. Fotografía: Marco Pontecorvo. Actores: Colin Firth, Ben Kingsley, Aishwarya Rai, Peter Mullan, Kevin McKidd, John Hannah, Iain Glen, Thomas Brodie-Sangster, Rupert Friend, Nonso Anozie, Owen Teale, Alexander Siddig, Robert Pugh, James Cosmo, Harry Van Gorkum, Lee Ingleby.


Película que viene a ser un prólogo de lo que serán los mitos artúricos, explicando lo que será el origen de Excalibur, la espada que será empuñada por el futuro rey de Bretaña. La víspera de la coronación del nuevo emperador, Rómulo, Odoacro, el rey de los hérulos llega a Roma para cerrar un acuerdo con Orestes, pero éste rechaza sus exigencias. El día de la coronación, el mentor y tutor de Rómulo predice un gran peligro. Orestes, preocupado por la seguridad de su hijo, designa a Aurelio, de la Cuarta Legión, para que lo proteja. Esa misma noche, Aurelio y sus legionarios tienen que defender Roma del ataque de las tropas de Odoacro, pero son derrotados y los bárbaros toman la ciudad. Tras la captura de Rómulo y su traslado a Capri, Aurelio intenta rescatarlo acompañado de sus hombres más leales y de un misterioso guerrero: la bella Mira. Tras liberar al emperador, el grupo emprende la búsqueda de la única legión que permanece fiel a Roma: la novena legión, que se encuentra en Bretaña.


YANQUI EN LA CORTE DEL REY ARTURO, UN (A Connecticut Yanquee in King Arthur´s Court)

Año: 1949. Duración: 106 minutos. País: Estados Unidos. Director: Tay Garnett. Guión: Edmund Beloin. Música: Victor Young. Fotografía: Ray Rennahan. Actores: Bing Crosby, Rhonda Fleming, Cedric Hardwicke, William Bendix, Murvyn Vye, Virginia Field, Joseph Vitale, Henry Wilcoxon, Richard Webb, Alan Napier, Julia Faye.


Un golpe en la cabeza hace que el mecánico Hank Martin sea transportado desde 1912 a la Edad Media, concretamente a la época del Rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda. Musical de la Paramount basado en la obra de Mark Twain.



Si te ha gustado este artículo, puede que también te interesen los siguientes escritos: